ACAPULCO, Gro., 15 de noviembre de 2018.- El gobernador Héctor Astudillo Flores consideró que el Plan Nacional de Paz y Seguridad del presidente electo Andrés Manuel López Obrador no puede ser general para todo el país, ya que Guerrero requiere de “circunstancias muy especiales”.

En entrevista, Astudillo Flores dijo querer ver “con optimismo” la estrategia de López Obrador y que realmente pueda ayudar al país, aunque subrayó que cada estado tiene sus diferencias, y en el caso de Guerrero se produce marihuana y amapola, lo que genera frecuentemente conflictos, especialmente en las partes altas del estado, además de que se intenta desembarcar droga por mar.

En este sentido, consideró que el Plan Nacional de Paz y Seguridad tiene que ir reforzado con un presupuesto, ya que algunos puntos de este proyecto requieren más inversión, como es el caso de las becas, y subrayó que el tema de seguridad no solamente son patrullas o armas, sino “capacitación y reforzamiento de lo que tenemos, como es parte de lo que se hace por el nuevo sistema penal acusatorio”.

Al ser cuestionado sobre que en la Guardia Nacional sólo se incluye a 500 efectivos de la Policía Federal, Sedena y la Marina, el mandatario sostuvo que se necesita la participación de más agentes, además que las policías estatales también deben ser consideradas en este rubro. “Yo espero que la Policía Estatal pueda integrarse, y si no fuera así pues entonces también tendríamos que continuar viendo cómo vamos a mejorar la Policía Estatal”, expresó.

Sobre la amnistía que propone López Obrador, el mandatario estatal esperó que existan “grupos”, en referencia a las autodefensas, que quieran entregar sus armas y se sumen a la iniciativa, pues al final de cuentas, será bienvenida cualquier acción que sume para construir mejores condiciones de paz.

En cuanto a la legalización de la amapola, Astudillo Flores reconoció que es “complicado”, aunque sostuvo que “en el momento que se encuentre el camino de la industria farmacéutica, entonces tendríamos que buscar la manera de cómo poder proceder a darle otro cauce a un sistema prohibicionista que ha fallado”.

Del conflicto en Filo de Caballos, donde ha habido una serie de enfrentamientos, entre presuntos comunitarios y delincuentes, que ha paralizado el sector educativo y comercial en la Sierra, el gobernador sostuvo que los alcaldes de esa región “deben ser propositivos y buscar la manera de cómo coadyuvar” para que el problema no sea más grave.

“Si un alcalde piensa que echándole la culpa a alguien va a resolver ese problema, está equivocado, lo único que va a hacer es estarlo eludiendo, yo creo que es una tema que tiene que resolverse entre muchos, pero los alcaldes tienen mucho que ver”, expresó.

Dijo que en su caso, el gobierno del estado trabajar en destensar el problema y buscar conductos de comunicación. Puntualizó que “el gobierno del estado está tratando de ayudar en todo lo que podamos hacer” para atender a los desplazados y en próximas horas, tener una ruta de que todo vuelva a la normalidad.