LEONARDO BRAVO, Gro., 29 de diciembre de 2019.- El director del Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, Manuel Olivares Hernández denunció el robo de computadoras, cámaras fotográficas, teléfonos celulares y destrozos a la camioneta propiedad del centro que dirige, durante la represión que sufrieron con los pobladores la noche del sábado en Chichihualco, cuando intentaron retener a corporaciones para obligarlos a que les brinde seguridad.

En conferencia de prensa este domingo en el acceso a la cabecera municipal, denunció que los policías estatales, pertenecientes a la Unidad de Fuerzas Especiales (UFE), los acusaron de apoyar a algún grupo de la delincuencia organizada cuando el Centro Morelos ha dado acompañamiento a personas desplazadas en la entidad, como ocurre en ese municipio desde noviembre del año pasado.

Dijo que entre lo sustraído de la camioneta por los ufes, “como verdaderas aves de rapiña”, había documentación importante de las personas desplazadas con quien trabaja en conformar el padrón para la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) para que puedan ser atendidos como tal.

También deslindó a los inconformes del segundo bloqueo hecho con un camión de volteo y una máquina retroexcavadora, registrado en la carretera a la salida de Chichihualco.

Olivares Hernández criticó que el gobernador Héctor Astudillo Flores no haya hecho nada para evitar la situación que se vivió la noche del sábado, por lo que lo responsabilizó de lo ocurrido y de lo que pudiera ocurrir a sus habitantes.

Asimismo, culpó al secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca de haber ordenado el desalojo violento y los golpes contra los manifestantes, cuando ellos sólo exigían mayor seguridad para ellos y sus comunidades, y por eso intentaron detenerles el paso.

“Se decidió un bloqueo en el guarda-ganado para hablar con ellos y no permitir que se fueran porque la demanda más importante es la seguridad, iniciaron una agresión los policías del Estado, dialogamos con Menchaca y dio la orden que nos desalojaran, hubo muchas personas golpeadas, violencia, la Guardia no intervino, fueron muy violentos cortaron cartuchos, apuntando directo a las personas, Teodomira (Rosales) fue tirada en el suelo y le apuntaron en el pecho, es una señal clara de la postura del gobernador”, expresó.

La conferencia se llevó a cabo en el sitio donde quedó la camioneta del Centro Morelos, con las cuatro llantas ponchadas, cristales y espejos rotos así como las calaveras.