El presidente me plagia

En enero de 2018 me despidieron de algo así como de 20 periódicos de la cadena de los Soles- que a veces se llaman de otro modo y presumen -o presumían- de ser la mayor cadena periodística de Latinoamérica-. Pertenecían a Mario Vázquez Raña (7 de junio de 1932-8 de febrero de 2015). Desde que empecé a escribir en las páginas políticas en 1973en el periódico “Novedades”, ese Vázquez Raña (por fortuna no el otro, Olegario, socio de Marta Sahagún que es peor) me insistía en que escribiera en exclusiva para los diarios que “había comprado”, porque, decía, “tú vendes” y en alguna ocasión agregó “me haces ver menos gobiernista”. Le dije que muy bien, pero no podía ser exclusiva de nadie y le ofrecí hacer con los Soles, lo mismo que con la “AEE”, Asociación de editores de los Estados”, enviar lo que entonces se llamaba “un carbón”, pero nada de “exclusiva”, Así “me auto sindiqué” y llegué a tener hasta 80 periódicos en México y algunos fuera.

Había otras razones por la que nos caíamos bien el presidente del Comité Olímpico Mexicano y yo, básicamente, porque era un viajero insaciable y en su calidad de dueño de periódicos hacía entrevistas a todos los jefes de estado en el mundo. Un día descubrimos que teníamos “un amigo” en común, el rey de Tonga, una isla de la Polinesia, única monarquía de la región… Bueno el caso, es que en enero pasado “vas pa’ fuera, Manú” one more time, porque el nieto de Mario no es inteligente y está bajo la férula de gente de El Universal. Ese Periódico y el Reforma son los únicos diarios mexicanos que se toman en cuenta en el museo de los medios en Washington ¿por qué será? Un tal Alex Jiménez, más al servicio del Rock, de El Universal que de los Soles, que nunca me pudo soportar, me habló por teléfono un día con fruición manifiesta me dijo que ya no escribiría en la “gloriosa cadena”. Por supuesto los demandé, pero como bien dice AMLO, el Poder Judicial es una lata y siempre, curiosamente, está con los ricotes. Así es que se está haciendo el loco para pagarme lo muy poco que pudo mi abogado solicitar…

Los honestos Salinas Brothers

Todas esas reflexiones deshilvanadas me vinieron a la mente por un gentil recordatorio de mis males periodísticos que publicó en Facebook mi querida amiga Elvira García, de Radio Centro, entre muchas otras tribunas, que decía así:

_ “Todo ciclo que se abre, un día se cierra. Así ocurrió ya con Carmen Aristegui quien no sólo ha regresado a la radio (en una suerte de asociación, con nuestro Grupo Radio Centro) sino que ha ganado una larga batalla legal contra MVS. Qué bueno. Ojalá que a todos los periodistas silenciados por algún presidente, les llegara la justicia, aunque fuese tardía. Pero eso no ocurre casi nunca.

Recuerdo que a Manú Dornbierer la echó de Excélsior su entonces director, creo que a finales de los años ochenta, por órdenes directas de Carlos Salinas de Gortari, cuando ella denunció los turbios negocios de Raúl, el hermano incómodo del entonces presidente. Negocios, todos, que después lo llevaron a la cárcel. Hasta hoy, ningún posterior mandatario mexicano ha reparado el daño moral y económico en contra de Manu Dornbierer. Ojalá ocurriera en tiempos de la 4T porque, sin duda, ella es defensora de AMLO. Yo respeto su pasión para ensalzar sus acciones, pero muy pocas las comparto. Pese a ello, seguimos siendo amigas y nos queremos. De respeto, tolerancia y aceptación se trata el periodismo y la amistad. Y la vida.”

_Buena filosofía, amiga mía, pero corrijo algunos pequeños errores y de paso te aporto informaciones olvidadas y una literalmente “borrada”:

1.- Del Excélsior me corrió en junio de 1991 el propio Raúl Salinas de Gortari.

2.- El hermano incómodo multiplicó su fortuna 339 veces, pasó de tener 17 inmuebles a 41. Pero en 2013 fue declarado inocente de TODO, por Carlos López Cruz, juez 13 de Distrito en Materia Penal federal en la Ciudad de México, que además ordenó descongelar sus cuentas su pretexto que “su enriquecimiento”, dijo, fue producto de “la efectiva inversión de sus haberes”. Raúl Salinas, para que lo sepas Elvira, es la más blanca de las palomas que hayan jamás pisado nuestra tierra. Conclusión de jueces y magistrados del eximio Poder Judicial de México. Por lo que le restituyeron bienes, estimados en 224 millones de pesos, cifra independiente de los mil 300 millones de dólares que depositó en bancos de Suiza e Inglaterra y que motivaron fuertes disputas entre los descendientes del jerarca Raúl Salinas Lozano, como bien dijo “Proceso”.

 3.- Pero su peor crimen SE BORRÓ totalmente de los archivos de México, aunque no de otros países. De vez en cuando se recuerda. Hablo de la importación de Irlanda de leche contaminada por la explosión nuclear de Chernobyl cuando Raúl Salinas estaba en CONASUPO, cancelada en1999. Se trató de la compra de miles de toneladas de leche peligrosísima–se advirtió internacionalmente que Raúl compró a sabiendas y condenó a poquísimos años de vida a cientos de niños mexicanos que la bebieron. Todo se ocultó y Raúl nunca fue molestado por uno de los mayores crímenes literalmente de lesa patria cometidos por los Salinas Brothers, mucho peor que su involucramiento con el narco o el asesinato de su nana cuando eran unos niños, él y Carlitos. A ver si este gobierno desempolva esa “travesura salinista”. Si se anima, que recurra al libro de Guillermo Zamora. “La leche radioactiva, el crimen más atroz contra el pueblo mexicano”, que fue publicado en 1997.

4.- Coincido contigo, Elvira, en que la tolerancia es indispensable (aunque cuesta trabajo), pero se vale rebatir una idea que se considera equivocada u omisa. ¿O no? Claro que soy defensora de AMLO, pues mientras veía impotente a los ladrones neoliberales destruir el país, he seguido su pensamiento y sus marchas incansables a través de México y he visto como le robaron una y otra vez la presidencia. Hemos vivido todo lo que denuncia. Por eso precisamente votamos por él. Pero no tengo “pasión por ensalzarlo”, ni a él ni a nadie. Si demuestro pasión y hasta doy de brincos de gusto en las conferencias matutinas cuando lo oigo tocar tan acertadamente ciertos temas que conozco a fondo (el petróleo, por ejemplo) no es por él, es por mí. Por fin alguien entendió, me digo, lo que he venido repitiendo como perico durante lustros. Confieso el humano placer de decir “Yo lo dije”. NO me equivoqué al estar señalando lo que he dicho por años, grita y grita. No me equivoqué. Lo que el actual presidente hace hoy público es lo que vivimos inermes los mexicanos, lo que taparon los medios chayoteros, que son, lo sabes, la mayoría. Por eso me corrieron una y otra vez de innumerables tribunas, caramba. En lo personal me costó MUCHO, pero hoy al final siento gran satisfacción de que se haga Justicia. Me digo: por fin alguien avala lo que he estado denunciando, repito, por lustros, y ese alguien es nada menos que el presidente de México, electo de verdad como lo saben aquí y China.

[email protected]