ACAPULCO, Gro., 25 de marzo de 2019.- Luego de seis años de haber sido abandonado, un barco remolcador de plataformas utilizado durante la construcción de la Marina Majahua de Grupo Mexicano de Desarrollo, Cabo Marqués, se hundió y provocó que una cantidad indeterminada de diésel cubriera la superficie de la bahía.

Ante este hecho, unos 100 integrantes de cooperativas prestadoras de servicios turísticos, restauranteros y comerciantes de la zona se plantaron en el acceso de la Marina, a un costado de los baños, e impidieron el paso a los vigilantes.

El restaurantero Miguel Ángel Martínez Ibarra explicó que el plantón, promovido por la Unión Fuerza Marquesana Independiente, conformada por 26 organizaciones, mantendrá su protesta para exigir que las autoridades castiguen a los responsables del hundimiento.

En la zona se percibe un fuerte olor a diésel y se observa una gran mancha de aceite cerca del muelle privado.

Martínez Ibarra aseguró que el número de restaurantes afectados por el cambio de corrientes del mar, luego de que la Marina de Grupo Mexicano de Desarrollo inició el relleno de 2.5 hectáreas de superficie, aumentó de 25 a 40.

La Marina Armada comenzó el protocolo para el control y contención del derrame que ha afectado unos tres kilómetros de superficie en el mar.

Se buscó al capitán de Puerto Marqués, Roberto Garduño, para preguntarle si se advirtió sobre el hundimiento y respondió que tendría una reunión, pero que “muy seguramente habría un comunicado oficial por parte de la Secretaría de Marina Armada de México”, dado que todas las capitanías del país ahora dependen de ese instituto.