ACAPULCO, Gro., 22 de diciembre de 2013.- La iglesia católica de Acapulco, sugirió sanear la Policía Preventiva al secretario de Seguridad Pública, Alfredo Álvarez Valenzuela, para que pueda ganarse la confianza de la ciudadanía y con ello, terminar los cuestionamientos de transportistas y comerciantes en su contra.

El arzobispo, Carlos Garfias Merlos, consideró que este paso debe ser una tarea principal, luego de los señalamientos en contra de la corporación encargada de la seguridad, a la que se le ha cuestionado por presuntos nexos con grupos delictivos.

“No conviene que persista el aire de sospecha sobre estos cuerpos policiacos, que tienen que recuperar su honorabilidad y su responsabilidad social, y para que esto pueda ser posible, se necesita que las autoridades se ganen la confianza y el aprecio de la comunidad”.

El prelado católico, por otro lado, reconoció que aún no han llegado a la entidad los más de 30 mil millones de pesos para iniciar con los trabajos que deberán realizarse dentro del Consejo Ciudadano para la Reconstrucción de Guerrero y que se sigue a la espera de que el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) pueda hacer válidos estos apoyos. Indicó que se continúa en el proceso de integración de comités.

Finalmente, y ante la polémica que generó la entrega de 27 millones de pesos por parte del Congreso de la Unión, Garfias Merlos  dijo que estos recursos no serán destinados para la iglesia católica, sino para el Centro Cultural Cristo Rey, que no depende directamente de la iglesia católica.