• Los estados pagan las restricciones federales
  • El enorme impacto por los Ramos 2000 y 3000
  • Ampliarán el aislamiento por haberlo relajado

No son el objetivo del gobierno central.

Pero en cuentas estrictas, resultarán más afectados con la decisión de reducir 75 por ciento los Ramos 2000 y 3000 del presupuesto de la federación.

Se trata de cifras muy elevadas.

Según el proyecto de egresos de Hacienda, este año sumarían 759 mil 600 millones de pesos.

Se reparten así:

Ochenta mil 400 millones de pesos para el Ramo 2000 o de Materiales y suministros, rubro en el cual los estados se llevan parte de la tajada.

¿Por qué?

Aunque es gasto federal, todas las delegaciones, empresas y órganos desconcertados federales consumen gran cantidad de insumos regionales.

Hablamos de materiales de administración, de construcción y reparación, productos químicos, farmacéuticos, combustibles, vestuario, prendas de protección, herramientas y accesorios menores.

Con un ingrediente: en tiempos de pandemia, las “prendas de protección” -guantes, cubrebocas, gel, etcétera- requerirán mayores gastos y los recursos serán más limitados, casi inexistentes

CAE LA PUBLICIDAD

Pero los efectos con el Ramo 3000 son mayores para los estados.

Se trata de Servicios generales y el año pasado ejerció 734 mil millones de pesos.

Para el 2020 se le concedió un incremento de 6.2 por ciento para quedar en 779 mil 200 millones de pesos.

Aunque las oficinas centrales absorben entre 70 y 80 por ciento del total, los estados se benefician mucho con la derrama del porcentaje restante.

En el Ramo 3000 están los de arrendamiento, profesionales, financieros, reparaciones, mantenimiento, traslado y viáticos.

A propósito, a este rubro fueron trasladados este año los servicios de comunicación social y publicidad, a cargo de Jesús Ramírez.

Es decir, viene un nuevo recorte en prensa y publicidad del gobierno federal, con efecto especial para los los medios regionales.

Un dato de menor impacto ante la disminución del 75 por ciento de las dos partidas señaladas porque los estados no recibirán el 25 por ciento a ejercer, sino migajas de esos potenciales 190 mil millones.

Y monto del cual ni siquiera están seguros porque se han hecho muchos ajustes y reasignaciones.

FESTEJOS COSTOSOS

1.- Estamos por verlo:

En dos fechas especiales, el 30 de abril y el 10 de mayo, mucha gente relajó el aislamiento y salió a celebrar.

Eran los días considerados pico por las autoridades sanitarias, como advirtió el subsecretario Hugo López-Gatell.

Pero por esa simple razón el llamado allanamiento de la curva podría retrasarse mucho tiempo y causar mayores estragos de los previstos.

El doctor José Angel Córdova, quien mucho sabe de esto tras librar la pelea contra la influenza H1N1, avizora el final de la emergencia hasta fines de agosto o tal vez hasta septiembre.

Los plazos se alargan.

Y 2.- las tribus de Morena van de tumbo en tumbo.

Una sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordena sancionar a Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional y candidata de ya saben quién a dirigirlo.

Simuló quórum, un Consejo Nacional ampliado y firmó dos veces, como demostró el jalisciense Jaime Hernández Ortiz.

En consecuencia, es ilegal la reelección de Héctor Díaz Polanco, “el moderno Torquemada” -Alejandro Rojas Díaz-Durán se lo dijo en su cara- presidente de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia.

Si así anda la honestidad ahí…