ACAPULCO, Gro., 6 de marzo de 2019.- El director de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG), Arturo Palma Carro dijo que es necesario un rescate financiero y un recorte de personal en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), pues esto ha provocado que la paramunicipal esté en números rojos y no cuente con recursos para pagar la luz y dar mantenimiento a los equipos.

En entrevista en el Centro de Convenciones en la inauguración de los foros por el Plan Nacional de Desarrollo, Palma Carro indicó que “hay lugares que trabajan 1.5 de trabajadores por cada toma, aquí en Acapulco trabajan 9.7 trabajadores por cada una, entonces deberán de recortar, porque la población no deberá de pagar por ineficiencia de que haya más personal”.

Abundó que el gobierno del estado en algunas ocasiones ha apoyado a algunos municipios, como ha ocurrido en Acapulco, pero señaló que la deuda que tiene más grande la CFE en el país es con Acapulco, debido a que en el anterior gobierno de Evodio Velázquez Aguirre no se pagó ni un solo peso, “nadie debe tanto, lo que pasó en los últimos tres años de no pagar y ampararse, esa consecuencia tiene 500 millones de pesos de deuda”.

En el caso de la falta de funcionamiento de la planta tratadora de La Mira, subrayó que “el problema aquí no es cuántas veces el gobernador repare las plantas de tratamiento y ayudemos a la CAPAMA, el chiste es que le cambien el aceite, le den el mantenimiento, además de pagar la luz para poder tratar el agua”.