MÉXICO, DF. 27 de enero de 2015.- En conferencia de prensa, el Procurador General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, afirmó que existe la certeza legal de que los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fueron “privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río. En ese orden. Ésta, es la verdad histórica de los hechos, que debe tener validez jurídica ante los órganos jurisdiccionales”.
Según reportan Primera Plana y Milenio, fue durante una presentación en las instalaciones de la PGR que Jesús Murillo Karam y Tomás Zerón, quien se desempeña como titular de la Agencia de Investigación Criminal, dieron a conocer todos los pormenores del caso por medio de una reconstrucción de los hechos en un video, ello a partir de las 39 confesiones de policías, 487 peritajes, 386 declaraciones y 153 inspecciones ministeriales “todas vinculadas y consistentes para ratificar los hechos aquí señalados”.
En ese sentido, parte de la grabación toma como punto de partida la confesión de Felipe Rodríguez Salgado, alias “El Cepillo”, quien fuera detenido el 15 de enero de 2015, se identificara como jefe de sicarios de la organización Guerreros Unidos en el área de Iguala y se señala a si mismo como responsable de la organización de la muerte e incineración de los jóvenes estudiantes.
“El nivel de participación y roles de los involucrados en la desaparición de normalistas fueron distintos, ya que los primeros participantes no conocieron el destino de las víctimas, por lo que se determinó que hay autores materiales e intelectuales”, dijo Zerón.
Por su parte, el procurador Jesús Murillo Karam dijo que la confesión de El Cepillo es una más de las declaraciones que tiene la PGR de criminales, además de las pruebas y evidencias hay 17 muestras óseas fueron enviadas a la Universidad de Innsbruck, en Austria, donde se identificó el perfil genético de Alexander Mora, “con lo que se comprueba a plenitud” lo que ocurrió en el basurero de Cocula.
En ese sentido, la PGR pone a disposición del público una animación tridimensional que permite no sólo conocer las características del basurero de Cocula, sino ratificar las hipótesis antes descritas sobre la quema de los jóvenes:

 

 
Leer más en Milenio y Primera Plana