ACAPULCO, Gro., 20 de febrero de 2020.- Unos 20 guerrerenses desplazados por la violencia, clamaron por ayuda desde un refugio en Nuevo Laredo, Tamaulipas, pues el gobierno de ese municipio en el estado fronterizo ordenó el desalojo de al menos 250 migrantes.

En entrevista telefónica con Quadratín Guerrero, Gabriela, originaria del municipio de Leonardo Bravo, informó que desde hace dos meses salió de Chichihualco y encontró refugio para ella y sus dos hijos adolescentes en un albergue temporal, donde convive con migrantes de otras entidades, así como centro y sudamericanos que buscan cruzar la frontera.

Dijo que la mayoría de los inmigrantes mexicanos esperan que el gobierno estadounidense les asigne una fecha para tramitar una visa por asilo político, pues en su caso, denunció que un grupo delictivo intentó secuestrar a sus hijos en diversas ocasiones.