CHILPANCINGO, Gro., 20 de agosto de 2019.- El gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que las “acciones vandálicas” que llevó a cabo la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) la tarde del lunes en oficinas de Educación, no tienen razón de ser porque en su gobierno hay apertura. 

“No tiene razón que hagan expresiones de violencia cuando los conductos están dados, si estuviera cerrado esto, si no hubiera respuesta, pues ‘vamos a quemar, vamos a tirar la puerta’, pero yo creo que en Guerrero poco a poco tenemos que irnos acostumbrando a la normalidad”, expresó. 

En su discurso ante mil 971 profesores que recibieron su basificación, el mandatario indicó que es importante que cuiden que ningún intermediario quiera pasarse de listo y no vean cómo sacar provecho de todos los trámites, pues es algo importante y delicado. 

Adelantó que Guerrero volverá a la normalidad tras las vacaciones y consideró que el próximo fin de semana, la afluencia disminuirá por tratarse del cierre del periodo de descanso y el reinicio de actividades escolares. 

En el acto, el secretario de Educación, Arturo Salgado Urióstegui, detalló el gobierno federal autorizó un monto anual de 400 millones de pesos para los mil 971 profesores que recibieron su base. 

Apuntó que muchos de los beneficiados son profesores que tenían más de seis años de trabajo y la base representará la certidumbre laboral. 

El funcionario estatal pidió ayuda a los profesores para que vayan a las escuelas, atiendan a los niños y cumplan con los contenidos y programas que tienen que desarrollar.