ACAPULCO, Gro., 4 de abril de 2019.- La alcaldesa del puerto Adela Román Ocampo consideró que la explosión de un automóvil a unos metros de la comandancia de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) en Xaltianguis, no se puede calificar como un acto de terrorismo.

Además, se dijo de acuerdo con lo declarado la noche del miércoles por el fiscal general del estado Jorge Zuriel de los Santos Barrila, quien afirmó que se trata de la disputa entre dos grupos por el control de la comunidad.

“Me comentan que uno de los grupos, nadie es de esa comunidad, el otro grupo que están en disputa sí es de la comunidad, pero que la población me han dicho que lo que quieren es que ambos grupos se vayan de la comunidad, que Xaltianguis siempre fue un pueblo tranquilo, apacible y gente trabajadora, a raíz de esa disputa por el poder, el pueblo se encuentra con temor, a un mes exactamente, el 3 de marzo pasó el tiroteo y ahora pasa esta situación, vamos a poner especial cuidado a implementar operativos de seguridad más frecuentes en aquel lugar”, expresó.

Sobre la cercanía del ataque con la inauguración del Tianguis Turístico, Adela Román dijo que este hecho violento no deja de ocuparlos, pero indicó que no se puede ver como un acto terrorista, y adelantó que el viernes se reunirán los integrantes de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz en Acapulco, para revisar las operaciones de seguridad para el evento que se llevará a cabo este fin de semana.

Por otra parte, la presidenta municipal confirmó que el joven asesinado el miércoles afuera de una tienda Elektra en pleno Centro, era trabajador de Saneamiento Básico, pero negó que el ataque fuera parte de las amenazas que ha recibido desde el inicio de su gobierno, pues esas se hicieron a “las cabezas de su administración”.

Sin embargo, admitió que estas advertencias continúan hacia algunos funcionarios, con quienes ya ha platicado y les ha dicho que valoren y decidan si denuncian o no.