Revocación sí, campaña en 2021 no

No es la revocación de mandato.

Es el intento de aparecer en la boleta electoral en las votaciones de 2021 y convertirla en campaña presidencial en perjuicio de las fuerzas minoritarias -todas las demás- del espectro político.

De tres de ellos no puede decirse nada: el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (ES, sus remanentes en el Congreso) son aliados de las elecciones y ya abdicó el Verde Ecologista de México (PVEM).

Por eso la única disidencia vertebrada -los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC)- ha prometido no ceder.

Aquí adelantamos hace dos semanas: incumplieron su compromiso de impedir el arribo a la Corte de la Yasmín Esquivel, esposa del empresario José María Riobóo, pero frenarían la llegada de consejeros incondicionales a la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Lo lograron y eso les dio ánimo.

La congruencia y unidad de sus representantes se verá hoy si, entre ayer y esta mañana, Ricardo Monreal logra obtener dos tercios del Senado de la República para avanzar el proyecto de reformas constitucionales.

Y aunque no fuera hoy, no debe pasar la semana sin saber el destino de estas pretensiones de Andrés Manuel López Obrador.

NEGOCIADORES BAJO LUPA

Desde Palacio Nacional tienen otra visión.

No ven suficiente fuerza en el cuarteto partidista -PAN, PRI, PRD, MC- y, por el contrario, advierten poco liderazgo en la dupla conductora del Senado por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Es alusión directa a Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), y de Martí Batres como conductor de tribuna de ese cuerpo legislativo.

Hay varios elementos para estas consideraciones.

El primero es cómo fue necesario ampliar el plazo de discusión en el pleno de la señora Yasmín Esquivel de Riobóo por falta de consenso -de negociación, dicen en poder- e inclusive poner en riesgo su designación.

También molestó la mala conducción para dar vida jurídica a la Guardia Nacional, finalmente destrabada en Palacio Nacional mediante una reunión con gobernadores del PRI y negociaciones individuales con senadores del PAN.

Luego vino lo de la CRE, por cuyo ineficiente trabajo parlamentario López Obrador deberá enviar varias ternas.

Mucho esfuerzo presidencial para destrabar otro Poder, el Legislativo, y ya se sabe, al jefe se le obedece y se le cumple.

DE LAS MALVINAS A ESPAÑA

Simple apunte reporteril:

En 1982, cuando la Junta Militar de Argentina necesitaba apoyo social, reivindicó la soberanía y decidió invadir las Islas Malvinas -o Falklands Islands- para recuperarlas de Gran Bretaña.

Fue una guerra muy costosa y muy ociosa: en un principio consiguió su objetivo popular pero al final se topó con la dureza de la primera ministra Margaret Tatcher y el poderío de su fuerza militar y naval.

Hoy México pide disculpas a España por los abusos cometidos durante la conquista tras el descubrimiento de América por Cristóbal Colón en 1492.

La carta de Andrés Manuel López Obrador fue dirigida al Rey Felipe VI y contestada por el gobierno de Madrid, donde plantea ver el pasado “sin ira” y construir un futuro de desarrollo común.

Muy distinto a Argentina, pero una decisión con destino incierto.